lunes, 4 de julio de 2016

Tarta de chocolate y dulce de leche.

Lo sabemos.

Sabemos que estábamos desaparecidas. 

Que hace más de un mes que no publicamos.

Pero ¡por fin! podemos volver para compartir con vosotros tooooodas las recetas que tenemos pendientes, que no son pocas. 

Hemos estado con exámenes finales y muchos trabajos, y aunque aún nos queda un poco para acabar, hemos encontrado este huequito para que no os olvidéis de nosotras. 

¿Nos perdonáis? 



Como recompensa os traemos la receta de esta tarta que hicimos para un cumpleaños y que estaba ¡¡deliciosa!! No dejaron ni las migas jajaja 


Y es que la combinación de chocolate y dulce de leche es impresionante! A nosotras nos encanta :D 

¡Vamos con la receta!


INGREDIENTES


- 4 huevos
- 200 gr de azúcar
- 200 gr de mantequilla a temperatura ambiente
- 170 gr de harina 
- 30 gr de cacao en polvo
- 1 cucharadita de polvo de hornear/levadura química 
- 1 cucharadita de esencia de vainilla 
- 200 ml de nata vegetal o mix
- Dulce de leche al gusto
- Colorantes vegetales para teñir la nata



ELABORACIÓN

1. Precalentamos el horno a 175º y preparamos un molde de 15 cm, engrasándolo y cubriendo el fondo con papel de horno.

2. En un bol o robot de cocina, batimos la mantequilla con el azúcar, primero a baja velocidad y después, aumentamos al máximo hasta obtener una mezcla esponjosa, blanquecina y que haya duplicado de volumen.

3. Añadimos los huevos uno a uno, que habremos batido previamente un poco para ayudar a que se integren más rápido. 

4. Agregamos también la esencia de vainilla y mezclamos bien.

5. A continuación, tamizamos la harina con el cacao y la levadura sobre la mezcla anterior, y con la batidora a la mínima velocidad o con ayuda de una espátula, integramos lentamente hasta que nos quede una mezcla homogénea. 

6. Pasamos la mezcla a nuestro molde. Damos unos golpecitos sobre la encimera para sacar el aire de la masa y llevamos el molde al horno, durante 30 minutos aproximadamente. Comprobamos que esté hecho pinchando un palillo en el centro del bizcocho.

7. Cuando lo saquemos del horno, lo dejamos reposar 5 minutos y después lo desmoldamos y dejamos que enfríe por completo sobre una rejilla. 

8. Mientras tanto, vamos a montar la nata. También podéis usar nata normal, de origen animal, pero debéis tener en cuenta que hará falta más cantidad, ya que la nata vegetal con muy poca cantidad dobla mucho su volumen al montarla y cunde más. 

9. Cuando tengamos la nata bien montada y firme, la dividimos en cuatro partes. Una de las partes la reservamos para el relleno y a las otras le añadiremos unas gotas del colorante que hayamos elegido, y mezclaremos muy bien. En nuestro caso usamos rosa, azul y verde, y echamos muy poca cantidad para que quedaran tonos pasteles. 




10. Una vez el bizcocho esté frío, lo cortaremos en tres capas iguales. Añadiremos dulce de leche al gusto (nosotras poníamos dos cucharadas colmadas) y a continuación, pondremos por encima una capa de nata blanca. Cubrimos con la segunda capa de bizcocho y volvemos a repetir. 

11. Cuando la tarta esté rellena, la llevamos al frigorífico unos 15 minutos para que solidifique un poco y sea más fácil cubrirla después. 

12. Para cubrirla, nos ayudamos de una espátula estrecha y empezamos poniendo la nata de color azul en la parte de abajo, alrededor de toda la tarta, sin alisar, más bien a "pegotes".

13. Continuamos con la nata verde en la zona de en medio, y la rosa cubriendo toda la parte de arriba. 

14. Una vez tengamos la tarta cubierta, nos ayudamos de una espátula grande y vamos alisando la cobertura a la vez que giramos la tarta (es mejor ayudarse de un stand giratorio si lo tenéis). Habrá que repetir este proceso tantas veces como sea necesario para que quede bien cubierta. 

15. Finalmente, podemos decorar la parte superior con unos copetes usando una boquilla de estrella abierta y decorar con sprinkles de colores. 




El plato celeste tan bonito que usamos para estas fotos son de una tienda nueva en Sevilla donde venden vajillas y menaje para el hogar, todo artesanal y pintado a mano, y además a precios excepcionales y cosas preciosas (este platito nos costó 2 euros). Nosotras cada vez que vamos no podemos resistirnos a llevarnos algo jajaja 

Además ponen ofertas de tazas y platos muy buenas, ¡si sois de Sevilla, os animamos a ir! La tienda se llama Amarillo Chillón (haz click en el nombre para visitar su web con toda la info)









¿Qué? ¿Nos habéis perdonado ya? :D 

¡Tenéis que probarla, enserio! No os arrepentiréis. 

Nos vemos pronto con más recetas ricas. 

¡Besitos! 


9 comentarios:

  1. Hola! Qué pinta más buena y qué alegría teneros por aquí otra vez! Besis

    ResponderEliminar
  2. Hola, pues volvéis con una maravilla de tarta, encantada de que volváis y si son con estas delicias mucho más!!un beso

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola chicas!No encuentro ninguna falta para perdonaros, lo que hacemos en un hobby. Lo mejor es vuestro trabajo impecable y delicado, sin duda con sabor extraordinario. Enhorabuena porque es un placer venir a estar con vosotras un ratito. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias, Alicia! Nos alegra mucho leer tu comentario *-* ¡Miles de besos, guapa!

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  4. Hola!!! me la perdí en su día y ahora me la quedo, tiene una pintaza increíble, muchos besos!

    ResponderEliminar

Si has leído la receta y te ha gustado o tienes alguna duda, ¡estaremos encantadas de que dejes tu comentario! Tus comentarios dan vida a este blog. ¡Gracias por tu visita! ¡Y vuelve prontoooo!