lunes, 27 de abril de 2015

Tarta Red Velvet con Oreo y chocolate.

¡Por fin os traigo la receta de la tarta que hice por mi cumpleaños!

Entre la Semana Santa, que he estado pachucha, y la Feria de Sevilla, no he podido pasarme demasiado por aquí, y tenía esta receta pendiente que enseñaros. 

Aunque la verdad es que yo a la Feria no he ido, no sé si alguno habéis venido alguna vez a la de Sevilla, pero a mí sinceramente se me hace más pesado cada año, prefiero aprovechar esos días fuera de Sevilla. 

En Semana Santa fue cuando celebré mi cumpleaños con unos amigos que vinieron de fuera a vernos, e hice esta tarta que les encantó. 





No tenía muy claro qué tarta iba a hacer y como hubo que preparar toda la cena también, pues no había mucho tiempo de ponerme a hacer una tarta muy elaborada. Así que como mi amiga Ana estaba deseando probar la Red Velvet, se me ocurrió hacerla de esta forma, y quedó muy muy vistosa! 

Eso sí, es súper fácil de hacer! Hasta os pueden ayudar los más peques de la casa a echar la nata, las oreo y el chocolate!

La receta del bizcocho la encontré en el blog de Tu medio cupcake.

¿Empezamos? 

Ingredientes: (para un molde de 15 cm)

- 1 huevo
- 140 gr de azúcar
- 120 gr de harina de repostería + 60 gr de maizena 
- 120 ml de buttermilk (120 ml de leche con una cucharada de vinagre o zumo de limón)
- 70 ml de aceite de oliva suave (yo usé mantequilla derretida) 
- 3/4 de cucharada de cacao en polvo (tipo Valor)
- 1 cucharadita de esencia de vainilla
- 3/4 de cucharadita de vinagre blanco o de manzana + 1/2 cucharadita de bicarbonato (no se mezcla hasta el final de la receta)
- Una pizca de sal
- Colorante rojo 

Ingredientes para la decoración: 

- 100 ml de nata vegetal (o nata normal para montar)
- 1 paquete de galletas oreo 
- Chocolate con leche y blanco para fundir

Preparación: 

1. En primer lugar, ponemos el horno a precalentar a 180º y engrasamos el molde con un poco de mantequilla y espolvoreamos con harina, para que no se nos pegue nada!
2. Después, vamos a mezclar la leche con el vinagre o el zumo de limón para preparar el buttermilk, ya que debemos dejarlo reposar unos 15 minutos, hasta que la leche se haya cortado. 
3. A continuación, en un bol, vertemos el aceite o la mantequilla con el azúcar y mezclamos bien. Le incorporamos el huevo y batimos para integrarlo. 
4. En un bol aparte, vamos a tamizar la harina con la maicena, la sal y el cacao en polvo. Reservamos. 
5. Cuando esté listo el buttermilk, vamos a añadir la parte seca (mezcla de harina) y la parte líquida (buttermilk) en varias partes, empezando y acabando siempre con la mezcla de harina. Yo añado la harina en tres partes y el buttermilk en dos. Pero también hay recetas que añaden la harina en dos y el buttermilk en una. Como más os guste. Yo prefiero ir poco a poco. 
6. Una vez tengamos todo bien mezclado, añadimos la esencia de vainilla y después mezclamos el bicarbonato con el vinagre, que empezará a burbujear y lo añadiremos a la masa. Mezclamos muy bien.
7. Por último, toca añadir el colorante. Aquí la cantidad es relativa, porque depende mucho de la marca de colorante que uséis. Usar siempre colorante en pasta o gel, los líquidos no os van a teñir bien la masa. El colorante en gel de Wilton, no tiñe muy muy rojo, así que tendréis que usar más cantidad. Yo usé una cucharadita aproximadamente.
8. Sólo nos queda echar la masa en el molde y llevar al horno, durante 35-45 minutos más o menos. Va a depender mucho de vuestro horno, así que lo mejor es que estéis pendientes. Cuando pase el tiempo, comprobar con un palillo, si sale limpio es que ya está hecho! 
9. Mientras dejamos enfriar nuestro bizcocho (no caigáis en la tentación de comerlo ya!!), vamos a ir montando la nata, troceando las oreos y derritiendo el chocolate. 
10. Una vez frío el bizcocho, lo partimos en varias capas (yo no estaba por la labor de partirlo en muchas capas, así que por la mitad y ya está jajaja), rellenamos con una capa de nata, echamos por encima los trocitos de oreo (muchas oreo) y el chocolate derretido (una ENORME capa de chocolate); ponemos la otra capa de bizcocho, y repetimos los pasos. ¡¡¡¡Y LISTO!!! 



Impresionante lo buena que está!!! 




Cumpleaños feliiiiz, cumpleaños feliiiiiiz... 


Un deseo...!!! 


¡¡¡Y A COMER!!! 



Tenéis que probar la Red Velvet de esta forma, os aseguro que os va a encantar! No sobrarán ni las migas jajajaja 

Espero que os haya gustado mucho y que la pongáis en práctica! 

Nos vemos pronto con más recetas. Millones de besitos a tod@s!! 

Chao!! :)




1 comentario:

Si has leído la receta y te ha gustado o tienes alguna duda, ¡estaremos encantadas de que dejes tu comentario! Tus comentarios dan vida a este blog. ¡Gracias por tu visita! ¡Y vuelve prontoooo!